11 diciembre, 2017

Cómo disfrutar del espíritu de la Navidad en Barcelona

/COMUNICAE/

El hotel Reding Croma se suma al Black Friday para potenciar el turismo en Barcelona

Con la llegada del Black Friday se asocia el inicio de una de las épocas comerciales más importantes del año: la campaña de Navidad. Barcelona es uno de los grandes exponentes de cómo esta festividad impregna cada uno de los rincones de una ciudad que se engalana con sus prendas más coloridas para recibir las últimas celebraciones del año.

Aprovechando los descuentos de estos días, muchas personas aprovechan para reservar sus próximas fiestas navideñas en Barcelona. Pero, ¿qué se ha de tener en cuenta en el momento de organizar un viaje a Barcelona en épocas cercanas a la Navidad?

Las zonas con mejor iluminación de la ciudad se sitúan normalmente en las calles y barrios más cercanos al centro del mapa, como son Plaça Catalunya, Rambla Catalunya, Passeig de Gràcia o la calle Pelai. Todas ellas forman un arcoíris eléctrico de luces de colores que invitan a perderse por la gran cantidad de tiendas y pequeños puestos que han sido decorados y ofrecen una nueva visión de sus escaparates. Y es que el turismo de compras también refleja una parte importante de esta época, en la que Barcelona destaca como destino ideal.

Pero si algo marca la época navideña es la posibilidad de poder acercarse a los mercadillos de la ciudad y que, en el caso de Barcelona, se concentran principalmente en dos ejemplos: la Fira de Santa Llúcia y la Fira de la Sagrada Familia. En estos mágicos emplazamientos se puede encontrar todo lo necesario para ambientarse y sumergirse en el espíritu de esta festividad, bien con la compra de todo lo necesario para decorar los hogares o degustando alguno de los dulces típicos que permitan calentar el cuerpo durante el paseo por los entramados que se crean entre las diferentes tiendecitas de estos lugares.

Especial mención en este caso para la Fira de Santa Llúcia, que se mantiene como el mercadillo navideño más antiguo de Barcelona, celebrándose desde el año 1786 y cuyo espíritu siempre se ha mantiene vivo y alegre, con hasta 200 paradas repartidas frente a la catedral de la ciudad, consiguiendo fotos de postal para todos aquellos que busquen llevarse un recuerdo muy navideño en sus cámaras.

Si se quiere caminar un poco más por el centro, hay la opción de visitar el Pesebre en la Plaça de Sant Jaume que siempre muestra el nacimiento a través de una combinación de tradición y modernidad con imágenes y pequeñas figuras que, una vez al año, parecen salir de los libros que representan.

En estos días de inicio de la campaña navideña, incluso los hoteles se han adaptado a las nuevas corrientes y se mueven por las redes con tal de poder ofrecer el mejor precio a todos los visitantes potenciales de la ciudad condal. Desde grandes cadenas hoteleras a hoteles más pequeños pero perfectamente ubicados, como es el Hotel Reding Croma, a pocos minutos de la Rambla y que ya ofrece descuentos desde su portal web.

Si hay suerte, puede que este ambiente navideño celeste ilumine la misma habitación del hotel en que uno se aloja. Este año, si uno no se quiere perder el encendido de las luces de navidad, ha de apuntar el 23 de noviembre en el calendario, acto que también tendrá lugar en el centro de la ciudad.

¡La Navidad es, sin duda alguna, una de las mejores épocas del año para visitar ciudades como Barcelona!

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico