23 noviembre, 2017

Los niños retienen el doble de vocabulario con el uso de apps de idiomas

/COMUNICAE/

Un experimento realizado por la plataforma Lingokids revela que los niños tienen mejores experiencias de aprendizaje a través de vídeos y juegos interactivos

El aprendizaje de vocabulario es la herramienta más útil a la hora de introducir un nuevo idioma en edad temprana. Los profesores reconocen la importancia del papel que juega el repertorio léxico a la hora de dar los primeros pasos en una lengua ajena, pero hasta ahora no ha habido un consenso en cómo hacer uso eficiente de la introducción de nuevos términos entre los alumnos.

Para conocer el nivel de receptividad de nuevas palabras que tienen los niños en su etapa Infantil, la plataforma idiomas en edad temprana, Lingokids, ha llevado a cabo un experimento de aprendizaje de vocabulario de inglés con un grupo de 32 niños de 5 años y con un mismo nivel del idioma. Por un lado, se han utilizado técnicas de enseñanza tradicional (tarjetas de vocabulario y audios), y por otro, varios mini juegos educativos que emplean en la plataforma de idiomas. Tras finalizar el trabajo, se ha comprobado que los niños tienen mejores experiencias de aprendizaje y retienen el doble de vocabulario con el uso de estas aplicaciones frente a los métodos de aprendizaje más habituales.

“El factor clave de la rápida adquisición de vocabulario de los niños es la diversión”, sostiene Marieta Viedma, educadora infantil y cofundadora de Lingokids. “Los vídeos y los juegos interactivos, además de ser un medio de aprendizaje entretenido incrementan enormemente la capacidad de atención de los niños, aportándoles motivación y efectividad en el aprendizaje de vocabulario gracias a la participación en la interacción con la palabra”.

Asimismo, el experimento demuestra que los métodos de aprendizaje menos guiados y con las mínimas interferencias de un adulto ayudan a fomentar la independencia, autonomía y la creatividad. En este sentido, las tecnologías suponen una herramienta eficaz para la ampliación de conocimientos o la adquisición de ellos en niños más pequeños, quienes solo pueden aprender mediante medios más dinámicos e interactivos.

Como explica Marieta, “con el uso de las apps de idiomas, los preescolares no tienen la impresión ni la carga de estar estudiando o recibiendo más materia. Los niños aprenden mediante juego y exploración y, si les gusta el juego, es una oportunidad para seguir aprendiendo a través de él”.

Apps de idiomas cada vez más sofisticadas
La mayoría de las apps de idiomas dirigidas a niños en edad temprana incorporan dibujos animados, vídeos musicales, cuenta cuentos y juegos educativos para que los niños practiquen una segunda lengua de manera divertida. Lingokids ha añadido, además, un innovador servicio denominado Lingokids Live que son clases privadas o grupales de inglés a través de videoconferencia. Estas clases, dirigidas por profesores nativos, están estructuradas en juegos y actividades interactivas en las que se busca que el niño hable y practique el vocabulario y las estructuras gramaticales de manera inmediata, según las va aprendiendo. La metodología es la propia de Lingokids: una experiencia lúdica y de inmersión lingüística total. Al final de cada clase los padres reciben una serie de recomendaciones por parte del docente y pueden interactuar con las otras familias del grupo.

Desde que se lanzó el servicio, hace cuatro meses, cien familias con niños de 3 a 7 años se han sumado a esta iniciativa y su experiencia ha sido muy satisfactoria.

Vídeos
Lingokids Live

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico