22 enero, 2018

Mudarse de casa podría ayudar a cumplir con los propósitos de año nuevo

/COMUNICAE/

Es bien sabido que los hábitos se pueden cambiar cuando cambia las cosas que los rodean, como la ubicación de nuestro hogar. Los investigadores de un reciente estudio en la Universidad de Bath encontraron que este efecto es real, y dura tres meses después de mudarse de casa

Acorde a sus conclusiones, ‘los hábitos se desarrollan cuando repetimos comportamientos, y se refuerzan cuando las cosas a nuestro alrededor se mantienen igual’, afirman los científicos.

Pero investigadores de la Universidad de Bath descubrieron que los hábitos pueden cambiarse cuando cambias los factores que rodean el hábito, como la ubicación y el contexto, lo que los investigadores llaman el ‘efecto de discontinuidad’.

Los investigadores estudiaron el comportamiento de 800 personas, la mitad acababa de mudarse de casa y la otra mitad vivía en la misma casa durante varios años.

Los participantes respondieron a preguntas sobre 25 comportamientos relacionados con el medio ambiente, como el uso de agua y energía, las opciones de transporte y el reciclaje de residuos.

Incluso cuando se toma en cuenta la fuerza de la costumbre, las intenciones, el control percibido y las normas personales, la intervención fue más efectiva entre las personas que recientemente se mudaron a la casa.

La investigación, publicada en el Journal of Environmental Psychology, fue dirigida por el profesor de psicología social de la Universidad de Bath, Dr. Bas Verplanken.

‘No es una novedad que mucha gente prefiere aprovechar el cambio de año para cambiar de aires. Mudarse de hogar puede ser para algunos un proceso que esté amparado en la necesidad de salir de una determinada rutina, pero para otras personas que tienden a cambiar de lugar de residencia a menudo, es simplemente un mero trámite’, afirman en Mudanzas Trecanser.

Mudarse es realmente una tarea para la que se requiere de una enorme capacidad de control y planificación, si se desean hacer las cosas bien. No es como irse temporalmente de viaje, y para aquellas personas que estén muy arraigadas en su rutina, puede parecer psicológicamente imposible cambiar de hogar.

‘Aunque Navidad es tradicionalmente una época en la que se aprovecha para estar en familia, ésta no es la situación de muchas personas, a las que les resulta atractivo cambiar de aires y comenzar el año en un sitio completamente distinto en el que empezar de nuevo’, mantienen.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico