24 noviembre, 2017

Propuesta Urgente al Ayuntamiento desde la Red de Sevilla por el Clima: SOMBREAR LOS PUENTES URBANOS

Es sabido que las acciones contra el Cambio Climático van muy retrasadas en su ejecución desde los poderes y administraciones públicas, si es que realmente son asumidas por la sociedad y sus gobiernos. No podemos quedar impasibles sino actuar.

La opción más lógica en nuestra ciudad, la de revegetar espacios urbanos y arbolar zonas abiertas son prioridades más que evidentes y demandadas desde la sociedad, además de efectivas, pero necesitan cierto tiempo y recursos económicos que, evidentemente, tienen que programarse y anualizarse.

Frente a esto se precisan intervenciones concretas desde la administración local, de índole infraestructural en localizaciones viarias que están muy necesitadas de un conjunto de acciones, pues funcionan como islas lineales de calor sin posibilidades de acoger setos y arboledas, y la sufren específicamente peatones y ciclistas en los puentes sobre el Guadalquivir y los pasos elevados sobre el ferrocarril. El flujo ciudadano sobre estas infraestructuras es tan elevado y su monto económico tan asumible o reducido desde la perspectiva de una gran ciudad, que los beneficios a la población sevillana deben implementarse en breve y, además, sin elevados costes.

La conexión de barrios populosos como Macarena Norte y Centro con el Parque del Alamillo o la Isla de la Cartuja invocan a unas actuaciones urgentes tanto al del Alamillo como en La Barqueta

Los diseños variados de calzadas y usos espaciales actuales requerirán soluciones diferenciadas, como en estos de La Pasarela y de San Telmo.

Caminar por los ocho principales puentes sobre el río Guadalquivir, durante la época estival y en horas de sol, supone para los sevillanos un esfuerzo y estrés que se podría reducir a límites razonables con unas simples estructuras y cubriciones que sombreen los acerados. Idéntica conclusión para los cuatro pasos elevados sobre el ferrocarril.

Las perspectivas de incrementos sostenidos de las temperaturas medias estivales en Sevilla, así como las olas y ciclos sostenidos de calor que superan los 40º, es una realidad con la que hay que convivir y, a la vez, disponer soluciones imaginativas o tan básicas como la que se propone: cubrir y sombrear TODOS los puentes de la ciudad. Lógicamente con las garantías adecuadas en lo que se refiere a cálculos de estructuras, diseño final y materiales empleados, considerando que no son simples toldos a colocar entre calles estrechas, sino espacios abiertos muy asolados y susceptibles de vientos.

Las mismas consideraciones caben para el Puente de Los Remedios o el de Las Delicias, cerca del Puerto

El Puente del Cachorro es un ejemplo incompleto, a la vez que referente posible ya que su tratamiento es solo parcial con amplios tramos no cubiertos hacia ambas márgenes de La Dársena, de lo que podrían ser los restantes cruces del río o del ferrocarril.

Una estimación de las superficies necesitadas de cubrición sobre el viario ciclo-peatonal de los puentes, arroja las siguientes cifras estimadas:

Puente Acerados Ancho Longitud Superficie
Alamillo 1 4 274 1096
Barqueta 2 2,5 170 850
Pasarela C 2 3 190 1140
Cachorro 2 6 50 600
Triana 2 3 150 900
San Telmo 2 2,5 180 900
Los Remedios 2 2,5 150 750
Las Delicias 2 4 430 3440
Total de acerados cubiertos en 8 puentes río= 9676
José Laguillo 2 3 265 1590
Samaniego-Greco 2 3 300 1800
Manuel Valle-Efeso 2 3 185 1110
Ctra Carmona 1 3 300 900
Total de acerados cubiertos en 4 puentes FFCC= 5400
TOTAL Superficie 15076

Esta medida de cubrir con estructuras y toldos (desmontables o no) los principales puentes de Sevilla se plantea desde la Red de Sevilla por el Clima -ante las recurrentes y tempranas olas de calor que cada año invariablemente se suceden-, como necesaria, justa e imprescindible para la ciudad. Baste un dato recientemente publicado: la primavera de 2017 es la más calurosa desde hace 52 años y la previsión para el verano es similar.

Su ejecución puede plantearse desde diferentes perspectivas, todas ellas válidas y discutibles, que van:

  1. Desde un concurso de ideas a la sociedad para su diseño diferenciado de cada uno de los espacios de acuerdo al entorno y la propia infraestructura y su concepción temporal, bien fija todo el año o desmontable en invierno.
  2. Hasta un concurso público para el diseño, cálculo y ejecución por empresas de las soluciones necesarias para cada infraestructura.
  3. Pasando por la aceptación de empresas o patrocinadores individuales bajo la aceptación de esquemas o normas básicas.

Es evidente que solo debe acometerse desde la colaboración interadministrativa para así resolver no solo las diferentes competencias (Carreteras, Puertos, Ferrocarril…) y titularidades propias (Mº Fomento y Ayuntamiento de Sevilla), también para conseguir una unidad de acción en un contexto de urgencia ambiental, así como implementar un diseño coherente para cada uno de ellos dentro de la concepción unitaria que la ciudad necesita.

Propuesta del Solsticio de verano de 2017

Juan E. Mena Cabezas. Miembro de la RED