El consejero de Hacienda del Gobierno andaluz dimite a los 20 días por problemas de salud

Alberto García Valera, consejero de Hacienda, Industria y Energía del Gobierno andaluz desde hace apenas 21 días, ha presentado este lunes su dimisión al presidente Juan Manuel Moreno Bonilla alegando «problemas de salud», confirman fuentes del Ejecutivo autonómico. El responsable de diseñar los primeros Presupuestos Autonómicos de un Ejecutivo de centro derecha en Andalucía había recibido ya el encargo del presidente de llevar un borrador al Parlamento «antes de verano».

Los médicos, sin embargo, le han detectado un problema cardíaco después de un desvanecimiento que sufrió la semana pasada y, teniendo en cuenta sus antecedentes familiares con este tipo de dolencias, le han prescrito unas semanas de reposo que son «incompatibles con el ritmo de arranque del nuevo Gobierno y con los primeros cien días», subrayan desde su departamento. García Valero, de 47 años, deja el cargo «por responsabilidad» y su puesto no será ocupado por el actual viceconsejero, Jorge Ramírez López, confirman fuentes próximas. Ramírez López, persona de estrecha confianza del consejero, fue delegado especial de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria en Andalucía y fue nombrado número dos de la Consejería de Hacienda en el último Consejo de Gobierno. Se espera que su sustituto sea designado este mismo martes y un nombre que ya se baraja es el del diputado del PP por Ceuta en el Congreso, Juan Bravo Baena, según adelanta el diario ceutaahora.com. 

Bravo Baena tiene un perfil similar al consejero saliente. También es inspector de Hacienda de profesión y, como García Valero, ocupaba un alto puesto de dirección en la Agencia Tributaria. Se afilió al PP y salió elegido como diputado en la Cámara Baja en las elecciones generales de 2016 en representación de Ceuta, aunque su origen es de la provincia de Jaén. Desde la Consejería de Hacienda ni confirman ni desmienten su nombramiento este martes.

Alberto García Valero fue director general de Tributos en el anterior Gobierno de Mariano Rajoy, y siguió con el cambio de Ejecutivo hasta que fue destituido el pasado julio por la ministra María Jesús Montero, tras la llegada de Pedro Sánchez a Moncloa. Fue inspector de Hacienda nacido en Madrid y experto en fiscalidad y comercio internacional, dirigía desde septiembre en Sevilla la consultora EY (antigua Ernst & Young). Fue delegado ejecutivo y delegado especial de la Agencia Tributaria en Andalucía. Ahora tendrá el cometido de rehacer las cuentas autonómicas de 2019, un montante de más de 34.000 millones de euros, “antes del mes de julio”.

El ya ex consejero fue uno de los fichajes más tecnócratas y profesionales del gabinete de Moreno Bonilla. Casado y con una hija, es licenciado en Derecho e Inspector de Hacienda del Estado y auditor de cuentas inscrito en el ROAC. Ha desempeñado la mayoría de su carrera dentro del Ministerio de Hacienda, habiendo ocupado diferentes puestos técnicos, el último como Director General de Tributos (2016-2018).

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico