GETECCU presenta nueva edición de ‘Conductas de actuación en la Enfermedad Inflamatoria Crónica Intestinal’

/COMUNICAE/

Vivir con diarrea, dolor abdominal, urgencia defecatoria o sangrado en la deposición: muy limitante en el día a día

El Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (GETECCU), acaba de presentar la 8ª edición del manual Conductas de actuación en la enfermedad inflamatoria crónica intestinal, «un Libro Blanco de estas enfermedades, desarrollado por GETECCU y patrocinado por Ferring, actualizando la edición de 2019, que está dirigido  al gastroenterólogo general, ya sea residente o esté en otra etapa, y esté o no especializado en EII», indica  la Dra. Ana Gutiérrez, presidenta de GETECU, jefa de la Sección de Medicina Digestiva del Hospital Universitario Doctor Balmis, Alicante, y una de las coordinadoras del manual.

Un libro de bolsillo, dividido en 18 capítulos, con 35 autores, «una herramienta muy útil también para el residente, pues, de una manera resumida, muy rápida y efectiva, presenta toda la actualización sobre la EII», asegura la experta. 

Durante este año, se presentará en reuniones locales, por distintas ciudades de España, con los propios autores del manual y con otros miembros destacados de GETECCU. En ellas se presentarán las novedades de esta 8ª edición y se hará una actualización del tratamiento de la colitis ulcerosa leve a moderada.

La nueva edición incluye muchas novedades, por ejemplo, la ecografía intestinal, modalidad de imagen cada vez más usada para el diagnóstico y monitorización no invasiva de los pacientes o novedosas alternativas terapéuticas a la luz de nuevos ensayos clínicos.

«La EII es una enfermedad de causa desconocida, combinación entre varios factores, inmunológicos, en parte genéticos -no es una enfermedad genética, pero, tener algún antecedente familiar, es uno de los factores de riesgo más importantes para padecer la enfermedad- y, probablemente, también factores en el microbioma, lo que da lugar, finalmente, a una inflamación no controlada que produce lesiones a nivel del intestino, causantes de los síntomas», asegura la Dra. Ana Gutiérrez.

La colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn son enfermedades crónicas, sin cura y heterogéneas. Hay muchísimos avances en el tratamiento, pero no se consigue siempre el control absoluto de la enfermedad, por lo que, puede llegar a alterar mucho la calidad de vida.

Puede debutar en edades bastante jóvenes, entre los 20 y 30 años, en personas que están desarrollándose en todos los planos de su vida: personal, profesional, social, etc.

Los síntomas pueden ser dolor abdominal, diarrea, sangrado con las deposiciones, urgencia defecatoria e incluso fatiga, otro de los síntomas característicos, lo que altera muchísimo el día a día de los pacientes.

El tiempo de diagnóstico de estas enfermedades varía. «En el caso de la colitis ulcerosa el tiempo medio de demora es inferior, suelen ser pocos meses, porque la presencia de sangre en las heces hace que el paciente consulte antes. En la enfermedad de Crohn, a veces, el paciente vive con dolor un tiempo y esto retrasaría el diagnóstico hasta cerca del año» asegura la experta.

Si la enfermedad no está controlada o hay un brote, es muy limitante. Estar en clase, trabajando en un comercio, de viaje de negocios, con amigos o la pareja, teniendo que controlar siempre dónde está el baño, afecta muchísimo al día a día de quien la sufre.

La aceptación del diagnóstico para un paciente que estaba «sano» no es fácil, especialmente si es joven, por lo que, en ocasiones, el apoyo psicológico es necesario.

Con el patrocinio de esta 8ª edición, Ferring consolida su compromiso con la EII, la formación continuada y la investigación.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico