Igualdad ahonda en el «caos» del sistema andaluz de dependencia: sólo 263 plazas de atención residencial en cuatro años

Cifras y personas, personas y cifras, una relación de inevitable dependencia, valga la redundancia, para la mejora del sistema de dependencia. Cómo afrontar de buena forma el envejecimiento de la población está en la agenda de la consejera andaluza de Igualdad, Rocío Ruiz. Anunció pronto un plan de choque, donde denunciaba una lista de espera «oculta» por el Gobierno socialista, y hace unos días presentó en el Parlamento los primeros datos del mismo. Este miércoles ha asistido a la presentación del estudio ‘Caos de la dependencia: caso andaluz’, elaborado por las patronales mayoritarias del sector, y ha aprovechado para ahondar en los números, esos mismos que «hay que gestionar con sentimientos», según ha incidido. La consejera ha aportado como principal novedad que en los últimos cuatro años se han creado solamente 263 plazas de atención residencial, uno de los recursos que ofrece el catálogo de la Ley de Dependencia, entre los que se incluyen también la prestación económica, el centro de día, la ayuda a domicilio o la teleasistencia.

Ruiz, de alguna manera, ha querido justificar sus declaraciones de la semana pasada en las que también acusó a los anteriores ocupantes de San Telmo de «esperar a fallecimientos» para incorporar usuarios a dependencia, aludiendo a diversos «cuellos de botella» que se daban en el sistema de atención a la dependencia en la anterior etapa socialista. «Se me ha criticado por decir que la cobertura de plazas nuevas se realizaba solo a través de fallecimientos, pero como todos los representantes del sector aquí presentes saben ésa era la vía principal a través de la cual se aligeraba la lista de espera residencial», ha defendido.

En esa línea ha explicado que «si no hay plazas nuevas, y en cuatro años (entre 2015 y 2018) el esfuerzo del anterior Ejecutivo se limitó a 263 plazas, solo cabe disminuir la espera por desistimiento o bien por fallecimiento y reasignación del puesto. Ésa es la realidad, no nos llevemos las manos a la cabeza y afrontémosla sin miedo». 

Ruiz ha defendido la «apuesta fuerte» del nuevo equipo de la Consejería por aumentar las plazas residenciales para la atención a personas dependientes, señalando que la Junta acaba de adjudicar el concierto social para la atención a personas con discapacidad en situación de dependencia, con un incremento de 265 plazas respecto a la anterior oferta, en vigor desde el pasado 1 de junio.

En cualquier caso, Cinta Pascual, presidenta de CEAPs (Circulo Empresarial de Atención a las Personas), ha agradecido «la dosis de realidad» del discurso de la consejera este miércoles «que no he visto en otras partes de España» donde ya ha presentado el estudio. «Sí que son números. Nosotros tratamos a personas y cada uno tiene un rostro, pero la consejera ha hecho una cosa que me gustaría que hicieran en otras comunidades: ser realista y decir dónde estamos, porque es muy bueno reconocer la situación real para mejorarla. Esconder datos no nos facilita el trabajo. Ha sido el primer discurso que parte de una realidad. Generalmente esto no pasa con el discurso político y me ha sorprendido muy gratamente, porque esto se puede solucionar con más números».

Reclamar «entre todos» una mejor financiación

Ante «la crónica de un envejecimiento anunciado», Andrés Rodríguez, presidente de CECUA (Círculo Empresarial de Cuidados a Personas de Andalucía), organización de referencia andaluza de CEAPs, ha incidido durante la presentación en la necesidad de cuidar esta «industria social» y alcanzar el 1% del PIB nacional porque el sistema de la dependencia está «infrafinanciado» (actualmente se sitúa en el 0,54% del PIB).

«En el resto de Europa hablamos del 2%», ha remarcado Pascual, que ha comentado que «hay una sociedad sobreenvejecida y sólo podemos hacerle frente con presupuesto. En algunas partes de España llevan dez años con las tarifas congeladas. Hay muchos retos por hacer pero lo primero es reconocer dónde estamos».

A ese respecto, la consejera Ruiz ha lamentado que «quienes han practicado la congelación durante los últimos años ahora se dediquen a criticar lo que ellos mismos dejaron». Por eso ha tendido «la mano» a «todos los partidos andaluces a que nos acompañen a Madrid a reclamar una mejor financiación» para el sistema de dependencia, «porque queremos que esa ansiada financiación 50/50 sea una realidad». En ese sentido ha anunciado que incrementará «tanto el precio plaza como la oferta residencial en la comunidad autónoma».

«Si el Gobierno incrementa su aportación a la financiación de la dependencia, que en algunos casos es apenas del 5% del coste concertado, el Gobierno andaluz negociará con el sector el incremento de plazas conveniadas. De esta forma podremos incrementar la base de atención a los andaluces que necesitan un lugar donde ser tratados como se merecen», ha explicado la consejera.

El estudio de las patronales del sector (CEAPs, mayoritaria en España, y ACRA -Asociación Catalana de Recursos Asistenciales-, mayoritaria en Catalunya) fue presentado en Barcelona hace un par de meses y radiografía un sistema de la dependencia «caótico», en el que 250.000 personas con dependencia reconocida en España esperan en un «limbo burocrático» su prestación, ya sea una plaza residencial, un servicio de atención domiciliaria o alguna ayuda económica. En Andalucía, según el estudio, hay un total de 287.340 dependientes reconocidos, de los que 212.243 tienen prestación y a la espera se encuentra el 26,14%.

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico