La lucha LGTBI en Sevilla pide al Gobierno andaluz que rechace «la influencia de partidos reaccionarios»

Con colores y entusiasmo, estas dos palabras son las que pueden describir mejor lo que fue la Cabalgata del Orgullo que se celebró en Sevilla este sábado. Una marea de personas, quienes se fueron congregando en la Diputación, y demostraron en todo el recorrido la alegría, pero también peticiones y exigencias, para no retroceder en los derechos conseguidos como comunidad LGTBI.

La manifestación estaba encabezada por los más mayores, personas que vivieron situaciones difíciles de la España más dura, los primeros que lucharon o reivindicaron sus derechos que hoy comparten todos los ciudadanos. 

Hace medio siglo, cuando en Estados Unidos se produjeron los disturbios de Stonewall, hecho que se conmemoraba en la cabalgata de este año, también en Andalucía se libró una lucha, protagonizada por hombres y mujeres que dieron un testimonio contundente a través de un trabajo que se prolonga y perdura en el tiempo. El 28 d junio de 1969, cientos de personas gays, lesbianas y transexuales se manifestaron de forma espontánea en el barrio neoyorquino de Greenwich Village, en protesta por una redada violenta en el pub Stonewall Inn, frecuentado por la comunidad LGTBI. Aquella fecha quedó grabada en el calendario como primera manifestación pública y conjunta contra la homofobia que existía, con el beneplácito o el silencio cómplice del Gobierno, y 50 años después los sevillanos se manifiestan en sus calles con aquel recuerdo.

A medida que transcurrían las horas y por ende el recorrido, se fueron sumando personas. Según la Policía a las 20.45 de la tarde había aproximadamente 6.000 asistentes. Pero cuando finalizó la cabalgata en la Alameda de Hércules, los organizadores hablaron de una participación de 40.000 personas.

Lo cierto es que solamente en las Setas, uno de los puntos por donde pasaba la manifestación del 29J en Sevilla, había 700 personas esperando para unirse a la movilización.

Testimonios de lucha

Ella se llama Candela, coge la bandera arcoíris por una punta y es quien lidera, junto a otros compañeros, esa representación de personas mayores que son ejemplos de lucha. Candela estaba erguida y con la mirada limpia. Cuando tuvo que hablar de su experiencia comentaba: “Siempre supe que era homosexual, desde pequeña. A mí me metieron presa por ese motivo, lo pasé muy mal. Pero siempre digo que en la vida hay que comportarse según lo que uno cree y lleva adentro, y yo llevo mucho adentro”.

Cuando se le preguntó el nombre dijo, “soy un anónimo de 62 años que sigue luchando”. Con esta presentación era imposible dejar de hablar con él. “Las luchas no fueron partidistas, nunca hubo ningún intento de llegar al poder. Lo que manifestábamos hace más de 40 años y hoy todavía lo mantenemos, es que se nos respete el derecho a amar y llegar a tener familia. Eso ha sido la base de todo y lo hemos conquistado en la calle. No éramos considerados como objeto de política, cuando en realidad somos ciudadanos y queremos medidas políticas que nos representen”.

Jesús Casado se une a estas voces de testimonio. «Fui el presidente y fundador de la Asociación Somos que se creó en 1995 aquí en Sevilla. Fue una de las primeras plataformas de gays y lesbianas, que funcionó hasta el 2000. En aquel momento teníamos dos propósitos muy concretos, organizar las cabalgatas en las calles y pedíamos que se aprobara el matrimonio igualitario. Ambas cosas las conseguimos, pero fueron muchos años debatiendo y exigiendo”.

A Casado le cuelga una pancarta del cuello que dice: ¿Orgullo? Crítico, feminista y diverso. “Es así, desde el principio como gay tengo -y está pendiente para todos nosotros- que revisar la masculinización gay. La implicación que tenemos como hombres en el mundo feminista. Eso está pendiente y por ello orgullo va entre interrogantes”, ha manifestado.

Pepe ha sumado su trabajo desde hace 45 años a la lucha de la comunidad LGTBI. “Recuerdo que estaba en el Rastro de Madrid, entregando panfletos, para que aboliesen la Ley de Peligrosidad Social, contra vagos, maleantes, homosexuales, putas y personas con problemas de drogadicción. Al cabo de muchos años logramos el cometido. Somos todos iguales, ya basta de distinciones. A los de Vox que están en contra de los gays les digo, que sean humildes y sepan aceptar, porque entre ellos hay muchos como nosotros”.

Las peticiones

“No desfilamos, protestamos. No desfilamos, protestamos”, “Detrás de las ventanas hay muchas lesbianas, detrás de los balcones hay muchos maricones”. Éstas y otras consignas fueron calentando las voces y la manifestación, que después de más de tres horas llegó a la Alameda de Hércules.

Silbatos, aplausos y cánticos acompañaron este río de personas. También camiones y carrozas, repletas de alegría y de regalos que lanzaban a las personas. Se le sumaron niños, acompañados de sus padres o madres, mascotas y globos que llenaron el cielo sevillano de los colores del arcoíris.

Ya en la Alameda, los representantes de las asociaciones de Sevilla que ayudaron a la organización de la cabalgata leyeron el manifiesto. Entre los 24 puntos de la reclamación que hicieron, destacó una alusión velada a los partidos que conforman el nuevo Gobierno andaluz (PP y Cs), sustentados por el grupo de extrema derecha Vox: “Pedimos a las fuerzas democráticas que rechacen la influencia de formaciones políticas reaccionarias que cuestionan los derechos humanos como son los derechos LGTBI”. También exigieron “priorizar y condicionar las ayudas y donaciones internacionales de las administraciones públicas españolas (Estado, comunidades autónomas, ayuntamientos y diputaciones) a los estados donde se respeten los derechos de las personas LGTBI”. “Demandamos garantizar el acceso al estatus de refugiado a las personas LGTBI de los países donde se persiguen a estas personas, tanto legal como socialmente”.

Cada uno de los representantes, fue leyendo una petición. “Reclamamos la puesta en marcha del Consejo Andaluz LGTBI previsto en la Ley. Requerimos protocolos específicos en ginecología para la atención de las mujeres que tienen sexo con mujeres, ya sean cis, trans o intersex. Exigimos el acceso a las técnicas de reproducción asistida en la sanidad pública a mujeres cisexuales lesbianas y bisexuales. Reivindicamos la derogación de la Orden PCI/6/2019, de 11 de enero, por la que se prohíbe a las mujeres intersex realizar las pruebas de acceso al Ejército y la Guardia Civil”.

También exigieron la modificación de la actual legislación y/o las instrucciones del Gobierno de la nación para eliminar la discriminación de las parejas de hecho integradas por dos mujeres a la hora de inscribir a sus hijas e hijos en el Registro Civil, respecto a las parejas de hecho de una mujer y un hombre.

De la misma forma, solicitaron que se acabe con la no adecuación de los formularios oficiales a la realidad homoparental por parte de las administraciones públicas y demandaron eliminar la violencia y el acoso escolar a las hijas e hijos de personas LGTBI, por lo que pedimos el apoyo y el compromiso de la Comunidad Educativa para luchar contra esta lacra.

“Tenemos que ser unidos y nunca dar un paso atrás en lo que hemos conseguido”, fueron las palabras de Inmaculada García, portavoz de la asociación Defrente y presidenta de la Federación de la Plataforma del Orgullo Gay en Andalucía.

Intersección y derechos

La plataforma Orgullo Crítico del Sur también hizo una convocatoria distinta para este 29J en Sevilla. La manifestación se concentró en la Plaza Nueva de Sevilla y desde las 20:00 horas comenzó hasta llegar al Muelle de la Sal, bajo el Puente de Triana.

Un poco más de 400 personas asistieron a estos actos, indican fuentes de la Plataforma Orgullo Crítico del Sur. Estuvieron acompañados por integrantes del grupo político Adelante Sevilla. “Estos 50 años de la revuelta de Stonewall nos dejan una lección y muy claro el camino. Ha habido muchas luchas y debemos seguir, por los gays, lesbianas, pero también por las personas transexuales”, explica el portavoz.

Manifestó que no podían dejar que el capitalismo gay se impusiera, sobre todo porque la plataforma Orgullo Crítico del Sur reúne a los grupos gitanos y a otras minorías que en la actualidad se ven amenazados por discursos violentos y de odio. Curro, integrante de la Organización Gitana que trabaja por la visibilización de la diversidad sexual, leyó el manifiesto.

“Tenemos tres líneas de lucha: La política, en la comunidad para que no haya racismo y en el colectivo LGTBI para que tampoco exista exclusiones. Queremos que haya leyes que nos integren, que no nos sigan discriminando. Que exista el enfoque de intersección al momento de elaborar documentos jurídicos que nos favorezcan. Nuestra diversidad es la riqueza. Tenemos que romper con la discriminación y es urgente”, manifiesta el líder de la organización.

Ciudadanos queda pintado

Una consigna se repetía cada vez con mayor fuerza: “Ciudadanos fuera del orgullo, Ciudadanos fuera del orgullo, Ciudadanos fuera del orgullo”. Además de la petición, los representantes del partido naranja fueron pintados, como muestra de que no los querían en la Cabalgata del Orgullo LGTBI en Sevilla. El incidente no pasó a mayores, pero les deja un mal sabor a quienes desde Ciudadanos se definen como un partido de la igualdad. El desfile para ellos, definitivamente no fue igual que al inicio.

 

 

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico